Casa Galeguesa – Parladoiros 2015 #ComemosenVigo 45: Casa Galeguesa, burgers con sabor gallego

Casa Galeguesa – Parladoiros 2015 #ComemosenVigo 45: Casa Galeguesa, burgers con sabor gallego

Este sábado tuve la oportunidad de intervenir en el programa de radio de mi querida Carmen Albo, “La Guía Gastronómica”, haciendo un breve repaso a lo que ha dado de sí el 2014 en Vigo. Hablábamos, entre otras muchas cosas, de cómo este pasado año ha servido para asentar las bases de la profesionalización del sector hostelero de nuestra ciudad, que ha pasado en pocos años de las aceitunas y las patatillas (viguismo que viene a significar “patatas fritas”), a disponer de variadas e interesantes opciones gastronómicas que hasta no hace muchos años descartaríamos como triunfadoras. El mejor ejemplo de este cambio lo encontramos en La Pepita, que a mediados del 2012 apostó por ofrecer hamburguesas gourmet a los vigueses, y se acerca a los tres años de vida manteniendo las mismas colas a la puerta de su local que tenía en sus inicios, e incorporando dos nuevas sedes en Pontevedra y A Coruña.

Hamburguesa galeguesa

Y siguiendo esta estela de éxito, a finales de este año una nueva hamburguesería gourmet abría sus puertas en la misma calle. Casa Galeguesa promete ser uno de las locales revelación para este 2015, gracias, sobre todo, a su factor diferenciador: ofrecer unas hamburguesas de ternera 100% gallega, criadas en un entorno ganadero sostenible y natural.

 LO MEJOR: La variedad de sus panes y la calidad de la carne. Auténtico sabor gallego, en unas hamburguesas creadas a partir de ternera criada en Celanova, en un proceso de elaboración totalmente artesanal.

 LO PEOR: Pocas mesas en un local que aspira a triunfar. Y que estamos deseando que por fin nos anuncien cuando podemos llevarnos nuestras galeguesas a casa…

 IDEAL PARA… Locos por las burguers de calidad y aficionados a la buena carne.

 

PRECIO POR PERSONA: Por 10-12€ por cabeza, puedes disfrutar de una buena hamburguesa acompañada de tu bebida y unas ricas patatas deluxe.

La Calle Oporto de Vigo está a punto de convertirse en la milla de oro de las burguers gourmet de la ciudad. A una asentada La Pepita, se ha unido recientemente Casa Galeguesa, que ha abierto sus puertas en el antiguo local de La Trucha, para ofrecernos su visión de las hamburguesas al más puro estilo gallego. Las galeguesas son el fruto del trabajo de Roberto Álvarez, que hace nueve años abandonó su trabajo en Madrid para regresar a su pueblo natal, Celanova, y convertirse en ganadero. Tras años de formarse en las artes de la ganadería, de convencer a los propietarios de las tierras de su zona de lo positivo del pastoreo de sus terneras salers y cachenas para la lucha contra incendios y un entorno sostenible, y de seguir formándose en las artes de la carnicería; Álvarez presentó en el 2010 su producto: unas hamburguesas de carne 100% gallega, de terneras criadas con pastos gallegos, en un entorno rural y sostenible.Pero a todo este trabajo le faltaba un punto para su culminación, y era encontrar un local donde mostrar al comensal lo bueno de su producto. Y ahí Roberto encontró la colaboración de Paula y Sanmi, encargados de abrir la primera “galeguesería”: Casa Galeguesa, nada más y nada menos que en Vigo. En su carta, está claro que las galeguesas son la auténtica protagonista. Tienes más de 10 variedades diferentes de hamburguesas, y tres panes estupendos a elegir: de semillas de lino, de semillas de amapola o el artesano. A ellas se les añade la hamburguesa especial del mes, en la que suelen acompañar la galeguesa de productos típicos gallegos. Grelos, queso de Arzúa o San Simón… todo un reto que despierta la curiosidad del comensal. Todas sus hamburguesas son de 169 gr., un peso de lo más peculiar, pero con una razón de ser que no os pienso desvelar (tendréis que preguntarle a Paula la historia cuando os paséis por allí…). Nosotros pudimos disfrutar en nuestra última visita de cuatro de ellas, y ninguna ha defraudado: aunténtico sabor a carne, unos panes perfectos, de esos que ni se te desmigajan ni tampoco te hacen trizas el paladar, y unos productos de acompañamiento de calidad. Y si a eso le añadimos unas patatas deluxe de vicio y una mousse de tetilla con membrillo de postre, podemos decir que nuestro paso por la primera Galeguesería del mundo ha sido de lo más satisfactorio.

Así que os puedo confirmar que ya tengo alternativa a La Pepita en mi queridísimo Vigo. Muchos éxitos le auguramos para este arranque del 2015 a Casa Galeguesa, que quizá en breve tenga que buscar solución al que, para mí, es su punto débil en este momento: un local con pocas mesas que se quedará corto. Porque, ¿a que ya os pica el gusanillo por ir a probar las Galeguesas?

 

Deixa unha resposta

Cerrar Menú